¿Cómo afecta la Hipertensión Arterial a los riñones?

October 30, 2015

La presión arterial elevada afecta directamente a los vasos sanguíneos de todo el cuerpo, incluyendo a los que están presentes en los riñones. El endurecimiento de las paredes y la pérdida de los vasos sanguíneos acompañado del daño permanente de la unidades funcionales del riñón, provocados por la hipertensión llevan progresivamente a una disminución de la función renal, y si los valores de presión arterial no son controlados se presentará la ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA.

 

Varias enfermedades se pueden presentar en nuestros riñones, siendo la más importante la Enfermedad Renal Crónica a continuación detallaremos algunas de estas complicaciones:

 

Isquemia Renal: La isquemia renal es la disminución de la cantidad de sangre que llega a los riñones. Esta condición médica, a veces se denomina isquemia nefrítica, puede ser debida a la obstrucción de las arterias.

Los síntomas de isquemia renal no siempre son evidentes inmediatamente, y pueden depender de la magnitud de la disminución del flujo sanguíneo y el grado de daño a los tejidos. Si están presentes, los síntomas incluyen:

  • Dolor cerca de los riñones

  • Sentimientos de debilidad

  • Náuseas

La deshidratación, dificultad para orinar, y un cambio en el color de la orina también pueden ser síntomas en algunos casos.

Lesiones, enfermedades como la diabetes, el colesterol alto o la hipertensión, e incluso ciertos tipos de cirugía pueden ser desencadenantes de la isquemia renal.

 

El tratamiento para la Isquemia Renal pueden ser las siguientes:

Los vasodilatadores son medicamentos que expanden los vasos sanguíneos, y, a veces pueden ser usados ​​como un tratamiento, pero debido a los daños en los riñones, no siempre pueden ser eficaces.

La diálisis, un tratamiento que elimina los desechos de la sangre fuera del cuerpo, puede ser necesaria en los casos más extremos de isquemia renal.

 

Fuente: http://isquemia.org/renal/

 

Infarto renal: El infarto renal se debe a una oclusión de la arteria renal principal o alguna de sus ramas. Tiene una alta variabilidad clínica, por lo que su frecuencia no se conoce. Se debe sospechar en pacientes con dolor lumbar cólico y factores de riesgo para producir un tromboembolismo, principalmente hipertensión arterial (HTA) y fibrilación auricular. Puede existir deterioro de la función renal que suele recuperarse, aunque puede cronificarse o quedar residualmente HTA. 

 

​Es una patología cuya frecuencia real se desconoce, ya que por lo general no se sospecha y se llega a su diagnóstico por exclusión, demorándose hasta 24-48 horas.

 

Fuente: http://www.elsevier.es/es-revista-semergen-medicina-familia-40-articulo-el-infarto-renal-13085001

Enfermedad Renal Crónica: Es la pérdida lenta de la función de los riñones con el tiempo. El principal trabajo de estos órganos es eliminar los desechos y el exceso de agua del cuerpo.

 

La enfermedad renal crónica (ERC) empeora lentamente durante meses o años y es posible que no se note ningún síntoma durante algún tiempo. La pérdida de la función puede ser tan lenta que usted no presenta síntomas hasta que los riñones casi hayan dejado de trabajar.

 

La etapa final de la enfermedad renal crónica se denomina enfermedad renal terminal (ERT). En esta etapa, los riñones ya no tienen la capacidad de eliminar suficientes desechos y el exceso de líquido del cuerpo. En ese momento, usted necesitaría diálisis o un trasplante de riñón.

La diabetes y la hipertensión arterial son las dos causas más comunes y son responsables de la mayoría de los casos.

En nuestras publicaciones posteriores comentaremos más sobre la Enfermedad Renal Crónica.

 

Fuente:https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000471.htm

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Guía para obtener el tratamiento integral para Insuficiencia Renal en la Red Pública y Privada

August 25, 2016

1/6
Please reload

Entradas recientes

June 16, 2016

Please reload

Archivo